Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

La proteccion del Estado a la familia






  


La proteccion del Estado a la familia


Columna publicada en el periodico "Correo del Sur" de la ciudad de Sucre - Bolivia, en fecha 26 de julio de 2006

Nuestro ordenamiento jurídico determina la protección a la mujer en estado de gestación con relación a su fuente laboral, brindándole inamovilidad funcionaria mientras dure el periodo pre-natal y extendiéndose tal protección, hasta cumplido un año de nacido el hijo; esta protección tiene su fundamento constitucional en el artículo 193 de la Constitución Política del Estado, el mismo que textualmente señala: "El matrimonio, la familia y la maternidad están bajo la protección del Estado", del mismo modo, tiene su fundamento legal en la Ley 975 de 2 de marzo de 1988, la misma que específicamente versa sobre dicha protección a la mujer embarazada trabajadora, extendiéndose la misma a toda mujer que se encuentre en tal situación, tanto a las empleadas del sector privado sujetas a la Ley General del Trabajo como a las funcionarias o servidoras públicas, sin distinción alguna, abarcando contratos permanentes o eventuales. Diremos también que el Tribunal Constitucional mediante su reiterada jurisprudencia ha expuesto que: "el sentido de la norma es la protección de la maternidad por parte del Estado …" (SC 1416/2004-R).A fin de profundizar, es necesario analizar lo siguiente: - La protección que brinda el Estado por mandato Constitucional es al matrimonio, la familia y la maternidad.- La protección Estatal según la jurisprudencia constitucional esta dirigida a la maternidad y según se infiere, tiene como finalidad precautelar al futuro ser, tanto en el periodo pre-natal, como en el periodo post-natal hasta un año después de nacido.- Consecuentemente, la protección tiene como receptor último, el niño o niña.- Si bien es cierto que la protección se brinda a través de la inamovilidad funcionaria para la mujer en estado de gestación y hasta un año después del nacimiento del hijo, pero se expresa de manera objetiva a través del sustento económico que de manera mensual ingresa a cada hogar.- Tenemos por tanto, que la maternidad se constituye en parte esencial de la familia, sin embargo sabemos que la familia no está conformada únicamente por la mujer, el núcleo familiar es mayor.- Por último, podemos concluir que el sustento económico puede ingresar a la familia tanto por parte del padre como por la madre, pudiendo ser cualquiera de los dos ingresos, el único medio de subsistencia para el hogar que el Estado protege.Ahora bien; hasta aquí hemos podido revisar de manera muy breve la normativa legal y algunos elementos que nos servirán para exponer lo que sigue:Se ha reiterado que la protección va dirigida a la mujer en estado de gestación, sin embargo; se infiere que la finalidad última de tal protección es la institución denominada "Familia" y en especial la protección se da en favor del ser en gestación y posteriormente del hijo o hija. Se concluye por tanto, que dentro de una familia, independientemente de cual de los dos tenga la responsabilidad de llevar el ingreso económico para la subsistencia familiar, el Estado estaría en la obligación de proteger a ambos miembros de la familia, todo esto es de análisis imperativo, en el caso de que sólo uno de los dos miembros trabaje. Del análisis precedente, nacen la siguientes interrogantes: ¿Qué ocurre con relación a la inamovilidad funcionaria, cuando la mujer en estado de gestación no trabaja pero su esposo o cónyuge si lo hace?, vale decir; si la protección va dirigida a la maternidad… ¿La inamovilidad funcionaria, no debería alcanzar también al cónyuge cuando es él quien provee la única fuente de ingreso familiar?; ¿No se estaría protegiendo de esa manera también a la maternidad?. Lo contrario, nos lleva a cuestionar ¿La maternidad protegida por el Estado, no queda desprotegida y en estado de indefensión, cuando la única fuente de ingreso familiar es suprimida?Es necesario analizar las interrogantes citadas, tomando en cuenta que si una mujer embarazada no trabaja pero su cónyuge o conviviente si lo hace, entonces tenemos que el único ingreso económico para la familia es el de el cónyuge o conviviente y si en tal situación se despide a esa persona, la familia - como un todo - queda desprotegida por parte del Estado con el consiguiente desmedro en su calidad de vida y el riesgo consiguiente para el ser que va a nacer. Es que si sólo uno de los dos miembros de la familia trabaja, independientemente de cual de los dos lo haga, la protección estatal debe llegar con la respectiva inamovilidad funcionaria al que sustenta la familia, brindándole la misma protección que en la actualidad se brinda únicamente a la mujer en periodo de gestación. Sólo de esa manera real, se habrá protegido de manera total a la maternidad y la familia como núcleo fundamental de la sociedad. Puesto que protegiendo únicamente a la madre, se desnaturaliza el sentido de la protección a la familia y se corre el riesgo y los peligros que se supone se pretende proteger en la actualidad.Son justamente éste y otro tipo de análisis similares, que considero deben ser tomados en cuenta por los electos Constituyentes, para poder a través de la inserción de una palabra o de un texto más claro y específico, llegar a consolidar la sociedad que todos estamos buscando, una sociedad más justa y equitativa entre todos los que vivimos en esta tierra, sin distinción de raza, credo, ideología política ni sexo; sociedad cuya formación sólo podrá lograrse practicando la tolerancia y el respeto entre los bolivianos, apelando siempre a la empatía hacia la forma pensar diferente de los demás y aceptando la libre expresión de las ideas.

Comente este articulo

luispaz007@hotmail.com